Por fin pudimos salir juntos a descubrir las plantas que tanto pueden hacer por nosotros. Saber y conocer cuales son las virtudes de las plantas, de sus flores, hojas, raíces, enriquece la vida, porque entiendes que no estas sólo, y aprecias mucho más lo que tienes en tu entorno. Fue una maravillosa mañana llena de anécdotas.

Esa fue la primera excursión en la cuál no se podía apuntar nadie más. Así que tuvimos que convocar una siguiente que ya estaba llena nada más empezar.

Está vez, dos meses después habían otras plantas que observar, descubrir y hacer foto.